Mostrar menú principal Ocultar menu principal
Básico
Avanzado

Se encuentra usted aquí

Franquiciador: definición y obligaciones del franquiciador

Franquiciador: definición y obligaciones del franquiciador

28/03/2019

 

A la hora de montar una franquicia, hay que establecer y dejar claros varios aspectos entre las partes. Por un lado, se encuentra el franquiciado, que adquiere la franquicia, y por el otro, el franquiciador, que otorga una franquicia.

Este último tiene que tener las cualidades de un buen franquiciador, pero no solo eso. Este post se adentra en la figura del franquiciador, dejando claro cuál es su papel y establecer las obligaciones del franquiciador.

 

Definición de franquiciador

 

Antes de nada… ¿qué es ser un franquiciador? El franquiciador es la persona, física o jurídica, que otorga la franquicia a otra empresa para continuar desarrollando su negocio.

De esta manera, la empresa sigue creciendo en manos de otros inversores, llamados franquiciados, que operan bajo la marca del franquiciador y con sus métodos de organización y trabajo. Por ejemplo, si el franquiciador tiene una red de franquicias de fast food, todos los locales de la marca trabajarán con el mismo sistema.

El franquiciador se entiende como el líder de las franquicias, que busca la expansión de su empresa y de la marca a través de la apertura de franquicias.

 

Obligaciones del franquiciador

 

La relación entre el franquiciado y el franquiciador debe quedar clara desde un primer momento a la hora de hacer el contrato de franquicia. En los términos de este contrato, deben quedar establecidas de forma clara las obligaciones del franquiciador.

Entre ellas, se encuentras las siguientes obligaciones del franquiciador:

  • Poseer una marca, producto o servicio. Esta posesión en manos del franquiciador debe estar registrada previamente, y demostrar que tiene éxito en el mercado. De esta manera, la marca ha de tener facilidad para ser transferida al franquiciado. Esto se puede demostrar con la existencia de tres locales piloto, demostrando así que pueden ser unas franquicias rentables. Así mismo, el negocio debe estar pensado como una actividad a largo plazo y con constancia, sin que sea una franquicia de un negocio surgido de una moda o una tendencia.
  • Tener solvencia. Es importante de cara al futuro de la franquicia que el franquiciador disponga de solvencia financiera y profesional, así como la infraestructura necesaria. Así podrá ofrecer su servicio de forma adecuada y el crecimiento será mayor.
  • Asesorar al franquiciado. Una vez se realice la creación de la franquicia, el franquiciador debe asesorar y formar al franquiciado. Debe transmitir el know how de la franquicia, así como mantener la formación de forma continua siempre que fuera necesaria. Para ello, debe estar al día de los últimos avances tecnológicos y del mercado.
  • Ser activo en Internet. La presencia de la marca es importante en los tiempos actuales del mercado. Estar presente en varias redes sociales y la actividad continua en Internet ayuda a afianzar la marca.
  • Dar exclusividad geográfica. Tras una evaluación correcta de las distintas zonas geográficas, el franquiciador debe asegurar la exclusividad de la zona para el franquiciado. No deberían existir dos franquicias de la misma marca en una misma zona de actuación.
  • Compromiso con los franquiciados. El franquiciador debe mostrar absoluta transparencia de cara a sus franquiciados, ofreciendo su fuera necesario la lista completa de los mismos. Por otro lado, debe asegurarse de realizar una selección adecuada de sus franquiciados, ajustada a lo necesario en ese momento para la marca.

 

En Comprar Franquicia disponemos del servicio de consultoría para franquiciadores en los que incluimos la gestión de todas estas obligaciones del franquiciador.  En los últimos años, se han desarrollado muchas franquicias de éxito gracias al asesoramiento continuo y las buenas prácticas.